24 feb. 2011

Confidente

Es algo recurrente hablar o cambiar pareceres al respecto del sentido que tiene para mí este sitio. Resulta de mucha atención que las respuestas a esa pregunta fueron variando conforme los estados de ánimo y experiencias de vida se iban sucediendo. Hoy, por un motivo que no reconozco, se me presentó de nuevo la pregunta "para que tengo el blog?" y me parece interesante hacer el descargo en este medio.
Siento que el blog es el padre aglutinador de ciclos comprendidos de muchos "entre y hasta". En dichos ciclos experimenté cambios rotundos en lo personal, como también los experimentaron personas de mi cercanía. Esto me acerca algunos pasos a creer y entender que, como padre aglutinador, es casi una obligación que las penas se ahoguen por esta vía.
Recomiendo abiertamente tener un espacio así sea digital o analógico donde uno pueda volcar todo aquello que le genera cierto malestar o alegría. Por experiencia, es muy reconfortante ver cómo se presentaron problemas y cómo uno articuló diversos mecanismos para sortear esos problemas de una manera eficiente.
Así que aliento fervientemente a todo aquél que tenga ganas de decir en privado o abiertamente qué anda sucediendo.






Mar

23 feb. 2011

Del orden perdido

Estoy re loco!
A qué viene esto, te preguntarás vos. Es muy probable que tu primera reacción haya sido: "este pelotudo está drogado", pero no, si pensaste eso le erraste.

Me dí cuenta empíricamente y por experiencias ajenas similares a las mías que algo mal estoy. No puedo decir con fiel precisión que tan loco, pero es totalmente acertado afirmar que efectivamente estoy pifiado. No puedo puntualizar las actitudes aunque sí puedo decir que son de carácter no-personal. Y cómo sería algo de carácter no personal? Algo perteneciente a un grupo.
Envidia, individualismo, rencor, egocentrismo por nombrar algunas caracteristicas de esta personalidad no personal de la cual hago referencia.
Está instaurado desde hace un tiempo que se debe mirar al costado para luego ofuscarse por la mayor pertenencia del otro como también la idea de ansiar siempre más a costa de los que tienen menos oportunidades; viles instrumentos al fín y al cabo.
La vertiginosidad con la que se mueven las vidas cuales peones de un juego apresurado de ajedrez imposibilita el analisis, la charla, el debate, LOS VALORES!!!!, palabra en vías de extinción a esta altura. Enfermizo por donde se lo mire el tiempo los derrota segundo a segundo.
Es que aquellas cosas tan simples como hablar y saber que es de uno y del otro es fundamental si se quiere llevar un orden. Se evidencia una carencia seria de orden.
Aunque parezca una historia perdida o de final conocido, hay gente que puede cambiar. Locos siempre existieron.
Martines, Juanes, Panchos, Adolfos, Catas y demás personajes extrafalarios que tienen como fín en esta vida dejarte con una pregunta para llevar a la cama.
La reproducción de personas con ese aroma es lo que yo ansío para ver la luz nuevamente.






Sociedad

18 feb. 2011

Abasto

Es San Valentín y yo en el Abasto, solo. Es una sensación extraña porque de todas las veces que vine esta es la primera que estoy solo o sin compañía (como mas te guste). Igual con esto no estoy diciendo que me ponga mal o me deprime el hecho de estar por las mías en un lugar como este un día como hoy. De hecho, a juzgar por mis últimas notas (Alma, Todo) estoy en una buena relación conmigo mismo y con el mundo en sí. La dura tarea de auto-entenderse y de consolidar una autoestima alta está siendo placentera e interesante por donde se la mire.
De repente es como si hubiera perdido el miedo y el respeto por muchas cuestiones que consideraba "tabú" y, a decir verdad, no me ha lastimado ese descubrir; todo lo contrario, me hizo fuerte, experto y mas sabio en materia de temas tintados de "yo".
Me alegra mucho poder encaminar mis días y mis semanas en base a trabajo, estudio, arte (de varias ramas), para resumir, en base a cosas productivas. Me alegra también la mentalidad que se está gestando a lo que relaciones concierne. Creo que las cosas están claras en cuanto tengo una idea casi clara de lo que "quisiera tener" y eso siempre es bueno.
Después de analizar mi mente, mis vivencias y mi hoy puedo mirar a futuro tranquilo y con las mejores expectativas.
Resumiendo:
Los micros y el Abasto -a solas- se convirtieron en lugares extraordinarios para seguir madurando la cabeza.
Y mi bohemia crece cada vez mas al ritmo de lo extraño: McDonalds y Starbucks no son muy bohemios que digamos... Pero viniendo de un "utópico bohemio"






Se puede esperar cualquier cosa
Mar

11 feb. 2011

Todo

Nadie me entiende! Todos me miran como loco pero de loco no tengo nada! Es que acaso estoy diciendo algo tan irracional?
Mi profesión se robó mi vida!
Es cierto, mi profesión se robó mi vida. Verán, yo soy profesor de golf, comprende? Enseño a la gente a pegarle con un insignificante palo a una pequeña esfera con hoyuelos de color blanco. Se vive bien, es cierto; he podido comprar un magnífico auto, una casa preciosa, cámaras de sobra, ropa y demás excentricidades propias de alguien que factura unos... bueno, no le demos relevancia a mis cánones.
Lo cierto, señores es que todo eso que aparentemente es sinónimo de felicidad, a mí no me resulta más que una mochila de proporciones gigantescas. Porqué? se preguntarán ustedes... Es bastante sencillo de entender. Para que me sigan con facilidad y entiendan el porqué de mi reclamo les voy a contar mi semana laboral:
El lunes tengo descanso dado que los clubes cierran. El descanso nunca lo pude conocer; en esos días investigo, miro videos, leo todos los libros a mi alcance, con el eterno afán de querer saber mas y mas.
El martes, mi día comienza a las 8 am. Tengo media hora para almorzar a las 15:30 y de nuevo a dar clases hasta las 19 o 19:30.
El miercoles no tuve tiempo para comer, directamente. Había demasiados alumnos que requerían de mi atención por lo cual no pude decir que no.
El jueves las cosas no fueron muy distintas que digamos, aunque sí pude almorzar y tener un rato mínimo para "siestear". A todo esto debería aclarar que la mayoría de las jornadas laborales antes citadas terminaron entre las 18:30 y 19:30-
El viernes cayó una lluvia y medio día estuvo suspendido.
Caemos obligatoriamente al fin de semana. Posiblemente la gran mayoría de ustedes aproveche el finde para descansar, para hacer un asado, para compartir salidas en familia o, simplemente, para estar echados mirando partidos de fútbol o del deporte que mas simpatía les genere. No es mi caso, claro.
Mis sábados son aún mas ocupados que el resto de los días de semana; como todos tienen el finde libre, que hacen? van al club a jugar y a tomar clases...
El devenir obvio del calendario nos lleva otra vez al lunes, al martes y a toda la rutina antes mencionada.
Supongamos que sigo siendo un incomprendido que se queja por trabajar, nada mas ni nada menos que por trabajar; algo tan preciado en estos tiempos que uno está dispuesto a sacrificar cualquier cosa a costa de una vida digna.
El gran inconveniente, señores, es que yo estoy agobiado de esa vida autómata. Alguna vez me oyeron siquiera pronunciar algo respecto de mi familia? Acaso sonreí al recordar paseos con los míos? Ni siquiera recordé dichos paseos. Ni hablar de sonreir...
Por lo tanto, mis queridos escuchas, sólo les pido que me dejen. No pido que me aprueben ni que me reprueben. Con dejarme libertad para Ser me alcanza y sobra.
Ya había olvidado lo que era ser humano. Y seguro que necesito mucho rato para refrescar.
La gente lo saludó, lo felicitó por sus ganas de vivir y prosiguió con sus respectivas vidas.






Tener todo generalmente es no tener nada
Mar

10 feb. 2011

Alma

Que no sea una cara bonita... O que no sea sólo eso.
Que tenga dulzura y sutileza en sus modos.
Que me despierte con una sonrisa cada mañana. Y los días que no tenga esa mueca dibujada en su rostro, me deje robarsela entre notas y acordes.
Que tenga predisposición, eso sobre todas las cosas! No puedo permitir que una persona sea de hábitos sedentarios reuniendo cualidades tan bellas como las que va a reunir ella.
Que tenga sed de vida! Porque el paso de los años es tan efímero que uno llega a viejo con una lista gigante de cosas que "le hubiera gustado" hacer.
Abertura mental y espiritual es algo importantísimo a la hora de ganar mi corazón.
Que sea despreocupadamente preocupada por las cosas.
Que sea de palabra!! Hasta ahora las anteriores desafortunadas fallaron en este áspecto, aunque encajaban en algunos otros.
Que sea artista. De la rama que ella desee, pero que lo sea.
Pensante y crítica sería un regalo del mismo cielo...
Algo arrogante y orgullosa. Aunque siempre disponible a la hora de la autocrítica.
Amante del verde y de todos sus matices.
Familiera y orgullosa de sus raíces. Es complicado, lo sé.
Musical hasta el último de sus poros.

La lista continuó por minutos, horas y centurias. Los atributos, virtudes y defectos que él buscaba eran humanamente alcanzables y eso lo desalentaba. Vaya uno a saber por qué...
Durante las noches la inventaba, durante los días la anhelaba.
Hasta que un día, por una casualidad perfectamente premeditada por el destino, se topó con su figura ideal. Ella saludó con las palabras que él deseaba que saludara, con el tono de voz que él necesitaba escuchar, con esa mirada de "te estaba buscando" que siempre quiso corresponder y nunca antes -salvo una vez- había podido.
Alma, ese era su nombre, le dió a él todo y un poco más.
Dirán algunos que el relato termina de manera obvia, aunque yo no lo creo.
Todos han conocido a Alma. Algunos la han ignorado y otros, como él, la acogieron en su seno para nunca más dejarla ir.
Propio de estos tiempos de individualismo enfermizo, pensaban ellos.
Propio de interiores vacíos, pienso yo.






Te arrepentiste alguna vez?
Mar

7 feb. 2011

De todo, un poco.

I
Pensaba mientras viajaba en micro. Pensaba en muchas cosas. Es que los micros tienen eso: uno tiene un tiempo de viaje que, independientemente de su duración, es terapeutico. En ese lapso de tiempo suspendido en el mismo tiempo, valga la redundancia, uno puede meditar con los ojos abiertos en una infinidad de cosas. Yo en la vuelta a casa pensaba y pensaba. Atravezaron mi pensamiento algunos recuerdos, algunas culpas, memorias agradables de mi lejana niñez y alguna que otra cosa que me estoy olvidando de contar.

II
Hay en el ambiente cierto mistisismo, propio de las conversaciones y del devenir de la vida. Hay tristezas y momentos de rabia extrema donde las palabras las pasás a un segundo plano y solo queda el apasionamiento más puro. Hay sonidos, uno, dos, quinientos mil; las melodías parecen sucederse al ritmo de las horas y los minutos, de las sonrisas y las caras largas.

III
Me encuentro con la culpa de la culpa. "Como sería eso", te preguntás. Es muy sencillo, la culpa de la culpa es un despojo muy infimo de lo que fué mi ya mencionado SS. Muchas cuestiones se apagaron cuando corté la luz intencionalmente, pero el hecho de que haya silenciado esas voces no quita que hayan permanecido ahí, en las sombras o en el silencio, como vos más prefieras. La culpa de la culpa fué una de esas revelaciones casi divinas que nosotros experimentamos en esos viajes en micro que, después de generadas, nos cambian totalmente la manera de concebir la vida. La culpa viene del sentimiento que siempre reprimí: nunca amé como yo quería.
Me sinceré y admití que no hubo amor a lo Martín Corba, tampoco puedo decir que fué lo contrario porque estaría mintiendo. Sólo digo que mi "amorometro" nunca estuvo a tope, como me pasó veces anteriores.

IV
Recordé durante unos minutos y al compás de una canción muy casera años anteriores. Años en los que era simplemente un niño, años en los que era un adolescente y años en los que era un adulto curtido por la vida.
Aquellas travesuras lo eran todo. Nuestros días comenzaban con risas y terminaban con un sueño profundo, producto de horas y horas de andanzas que, en definitiva, no generaban mas que felicidad.
Te acordás cuando salíamos todos juntos a la noche a andar en bici? Estaban todos, eh.
Y cuando estabamos todos pero todos todos en la puerta de casa escuchando música hasta cualquier hora de la madrugada? Los vecinos nunca jamás se molestaron por nuestros ruidos... Claro, nunca se quejaron porque ellos también eran parte del festejo.
Esa noche cuando salí de la casa de Nacho con destino a casa resonaba en mi cabeza ese tema de Riff -yo era pendejo, muy- y cuando miré al cielo sentí un miedo que ni siquiera entendía. Obvio... porque el ambiente era igual que el de ese tema que daba de tenebroso.
Que buenas esas veces que nos juntabamos en casa a mirar peliculas con Maxi, Nico, Eze, Lean y los chicos -mis hermanos-. Era genial porque no podíamos hacer ruido porque si se despertaba el viejo... Al carajo con las películas!
Qué buenos recuerdos...

V
Me pregunto si alguna vez fuí capáz de sincerarme sinceramente y contar mi historia. La historia que pocos, muy pocos conocen. No es que esté prohibida ni mucho menos, es como si hubiese quedado en un rincón de cosas que no se tocan, nada más.

VI
Siento amor (y eso que estoy re solo). Esto lo pensé en el camino de ida...
Es raro, no se siente mal estar solo. Me parece que tampoco estoy tan solo como yo creo. Abrazos y acurrucadas, gracias a dios no me faltan. Sabemos que los abrazos y los arrumacos son el motor de mi persona. Pero tampoco hay una persona que tenga el título de algo; hay personas, creo yo.

VII
Y de mi experiencia con las drogas... que puedo decir?
Puedo decir y aseverar que es una cagada, que me sentí el tipo mas infelíz del mundo y que aquél que cae en esa es un pobre gil. Por eso mismo es que me concienticé de que "eso" no es para mi. Juan diría que es porque soy de Libra, y los librianos somos demasiado medidos para las cosas y estamos constantemente mentalizando nuestros actos y que se yo que más. Yo prefiero decir que es una gilada. Te reís como un idiota, no podés ni dar dos pasos, porque estás hecho un idiota y cuando bajás te sentís mas idiota todavía. Y eso que yo razoné todo el proceso. No me pegó para el lado de la joda, salvo una vez. El resto.. va esa vez de las risas también, sentía algo re vacío por dentro.
Recuerdo haber dicho: "Ivo, estoy re drogado", bajando la cabeza, casi al punto de quebrarme emocionalmente. Es que había motivos de sobra para quebrarse. Sentí que me estaba fallando a mí mismo, a mis convicciones, a mi filosofía de vida y a no sé cuantas cosas mas.
Conclusión: NUNCA MAS!
Bueno, tampoco hay que decir nunca más. Por ahí en otro momento me dan ganas de hacerlo y tengo que meterme lo que dije en el culo. Seamos mas precavidos.

VIII
La bronca que tenía, viejo... No sólo me estaban robando dinero, no no, me estaban robando algo invalorable: la confianza.
Si hubiera venido de un tercero no tenía problema, son cosas que pueden pasar. El asunto es que vino de uno de mis hermanos, uno al que ayudé mucho.
Otro de mis hermanos (con el cual decidí cortar relaciones directamente) fué menos que inexpresivo; no quiso emitir opinión alguna, asistió a la reunión solamente porque Ivo así lo requirió y nada más.
Eso sí, con sus cosas no te metas porque se arma!!
Mejor que esté lejos...


Es increíble todo lo que puede dejar un simple viaje en micro, no?






I got buried...
Mar

2 feb. 2011

Ser Humano; y sonreir

El duelo... Que era eso? Tampoco voy a jugar al mártir y me voy a hacer el superado cuando hace sólo un par de semanas atrás la cabeza me sonaba a Lucía las 28 horas del día.
Tranqui, perfil bajo, casi jugando al moribundo -jugando, dije-. Que nadie espere nada de vos, así tomás a todos por sorpresa.
Te cuento que hoy sonrío; vaya uno a saber porqué -drogas, amores, amigos, agua, sal, que se yo-. Lo cierto es que hay un ambiente de paz que estoy disfrutando y estoy potenciando por medio del estudio, del recientemente agregado trabajo y con relaciones humanas muy lindas.
Ser humano a pesar de todo, dije hace un tiempo atrás. Es cierto, no había que perder la humanidad para que las cosas fueran como debían ser.
Hoy las cosas son como son; nada de deberían...
Estoy bien. Ni felíz, ni contento, ni exultante ni nada. Estoy bien. Y eso es ser humano también.






Mar

Notita: Si en algún punto te sentiste decepcionado por quien escribe, quedate tranqui. A todos nos decepcionaron alguna vez en la vida.