31 oct. 2012

Ella

Y en este sinfin de letras y palabras cómo no iba a mencionarla a Ella?! Y lo pongo con mayúscula porque se lo ganó.
Ella es quién me hizo quién soy. Si bien reconozco que el Yo está formado por lo acontecido en mis recientes 25 años es imposible negar que en este lapso de tiempo hubo cosas de mayor y menor importancia. Ella, claramente, está entre las cosas de mayor importancia.
Aprendí a amar gracias a Ella.
Aprendí a dejar lo malo atrás y a confiar en que las cosas no siempre van a ser iguales.
Aprendí a compartir
Aprendí a abrirme y entregar hasta la última gota de mi
Me ablandé y transformé conforme el paso de los días y los meses para ser alguien cada vez mejor.
El resultado es inexplicable. Solo Ella y yo sabemos lo que trae consigo esto que hemos aprendido. Las caminatas de día, de tarde y de noche, las fechas importantes, las noches de cama compartida (aunque me destapes y me empujes). Sentir que puedo planificar un futuro al lado de alguien es algo que le debo a Ella porque yo nunca hubiera imaginado que eso iba a llegar a mi, pero como dije, aprendí a confiar y lentamente fuí -o fuímos- haciendo la idea de que eso realmente podía suceder y no tengo dudas que lo que hoy es un deseo en secreto y en voz alta va a ser una realidad. Planificar otro año nuevo juntos es algo que también aprendí a hacer con Ella y así podría continuar por horas.
Marlene, gracias.
Gracias por convertirme en algo que nunca imaginé que podía ser. Gracias por ayudarme a abrir puertas que jamás pensé que iba a poder abrir. Gracias por estar cuando más te necesité... eso! gracias por darme esa sensación de cobijo tan necesaria para superar bajones y momentos de soledad espiritual. Gracias por darme un presente soñado en el cual todos los caminos se están juntando en uno solo que es maravilloso y plagado de sorpresas agradables y aprendizaje del mas hermoso. Gracias por hacer historia en mi vida.
En fín, gracias Mar.
Tenemos por delante un futuro que estamos construyendo de a poco pero como pareja. Pareja... nunca imaginé que iba a estar diciendo todo esto y eso es algo que te agradezco también.
A modo de epifanía quedan esas palabras que dije ni bien te conocí, cual clarividente: "pase lo que pase de vos no me voy a olvidar nunca más"






Ratifico lo dicho,
sos única,
sos hermosa,
sos mía,
soy tuyo.


Mar-

One

Otra revelación; otro golpe directo al espiritu. Otro año que pasa; otro año que empieza.
Atrás quedan los días de incertidumbre, de sufrimiento, de no dormir pensando: "si hubiera corrido...", "si no hubiera mirado..." entre otros tantos pensamientos para evadir una realidad que acechaba y golpeaba cuando la guardia estaba por el suelo.
También quedan atrás días muy dulces: queda atrás mi primer escapada con mi amada, los días y las noches que le siguieron y los que estaban un poquito atrás. Queda atrás la primera vez que empezaba un año acompañado de la persona que amo, que a su vez acompañaba a las personitas que constituyen mi mundo. Queda atrás un año más sin mi gran amigo y quedan atrás los días en los que me quebraba por ausencias de índole espiritual.
Por otro lado está lo que es y lo que viene que es tan maravilloso como lo que se fué: quedan muchisimos planes con mi amada, planes con mis hermanos y con mis viejos. Quedan días para disfrutar lo hermoso de vivir y sentir. Quedan días para decir "te quiero" sin tapujos, con la única intención de hacer felíz a quién me haga felíz y a quien no me haga felíz también, porqué no. Días para tocar la guitarra y sacar fotos! Anotá eso!! Días para aprender y enseñar y dias para volver a planificar.
En lo que respecta al hoy, me encuentro intentando ser mas presentista que futurista y es en el marco de ese camino que me voy a limitar a decir que quedaron muchas cosas atrás y quedan muchas cosas por venir. Lo mas importante para que ellas vengan a mi es ocuparme de lo que soy y lo que hay. Si eso está claro, simplemente me voy a preparar para abrir los brazos.






Las cosas están


Mar-

Hay un amor para cada quien

El título es absolutamente sincero. Llegó a mi después de ver una serie de fotos en las cuales pude ver el alma del asunto.
Esto es bastante simple; amor hay para todos. El lindo, el feo, el blanco, el negro, el alto y el bajo. Todos ellos convergen en una misma cosa y esa cosa es el alma madre de la cuestión.
Lo más hermoso del asunto es el calibre de frases que uno puede leer al adentrarse minimamente; todas ellas están cargadas de un tinte casi extinto en un mundo en el cual la imagen lo es todo y deja a entrever que no todo está perdido. Todavía hay quienes darían la vida defendiendo ese ideal madre






Cuando los ojos no pueden,
el que puede es el corazón.


Mar-