7 dic. 2009

Me da alegría, mucha, decir que las cosas están en camino y muy bien dirigidas.
Casi magicamente cerraron todas las cosas que quedaban por cerrar.
Estoy preparado para decir ya mismo "Feliz 2009 Mar".
Es que nunca me imaginé que en la lista imaginaria de cosas por hacer el año que viene hubiera tantas metas. Más de una la vi realmente imposible.
Pero así como las imaginaba imposibles de realizar, también las mantenía con una fuerza interna admirable (al menos para mi).
Hoy coseché el último fruto de esa pelea que por momentos fue incansable. Tuvo sus altos y bajos, tuvo de esos momentos en los que me alimenté de falsas esperanzas y tuvo de esos momentos en los que (fiel a mi historia de vida) aún estando casi nocaut pude levantarme y revertir una situación para muchos, irreversible (y nadie mejor que yo y mi entorno cercano para entender esto último).
Hoy con una sonrisa de oreja a oreja puedo mirarte a los ojos y agradecerte por darme vida, mirarme a mi mismo y felicitarme por no rendirme (si, una vez mas).
También puedo sentirme feliz y mas que completo al preguntarme si hice algo por mi y por los demás. Creo que esto es de vital importancia porque entiendo que no solo es bueno ser productivo con uno mismo, sino que también es muy importante y muy lindo serlo para los demás.

Las sensaciones van a salir de a una... Bien se sabe que las cosas forzadas nunca salen bien. Así que por ahora..
Hasta acá está perfecto.

No hay comentarios: