9 nov. 2012

Que quedó de ayer?
Mucha bronca, mucho alivio, mucho reclamo y mucha esperanza para que las cosas cambien.
Escuché a lo largo del día ningunear la protesta, una protesta que es legitima. Lo peor es que aquellos que ninguneaban son aquellos que más atentos tienen que estar a lo que dice el pueblo. Si bien es cierto que los quejosos somos menos de la mitad, constituimos el 100% tanto como el 54%, se entiende?
Argumentaciones para desmerecer pedidos tangibles y reales hubo por montones: casi siempre el caballito de batalla era el hecho de ser una minoría o no tener derecho a protesta por ser seguidores de una idea impuesta por los medios o por periodistas partidarios de dichos medios. Sinceramente me parece que es escapar por la tangente y eso, en definitiva, no lleva a nada.
Debo decir que se sintió bien salir a caminar por la calle y sentirse seguro; mi reciente experiencia personal me dice que salir a caminar por la calle de noche es peligroso, aunque también lo fué esperar un micro a las 2 de la tarde, asique personalmente lo viví con mucha emoción. De nuevo me sentí como cuando tenía 10 años y salía a andar en bici con mis amigos sin miedo mas que a pegarme un buen palo y eso es motivo de felicidad innegable, al menos para mi.
Con respecto al reclamo en sí puedo decir que se veía bastante variado aunque todos tenían cierta convergencia, quiero decir que eran varios tópicos pero todos se repetían una y otra vez: "la inseguridad -de la que fuí víctima dos veces en menos de quince días-, la inflación, el cepo al dólar, la guita de los pobres jubilados, la rerererere", entre otras. Desgraciadamente para aquellos Anti manifestación ricachona son cosas que existen en el día a día porque, seamos sinceros, negar la inseguridad, que las cosas cuestan un huevo, que la guita de los viejos se usa para pagar pelotudeces, que uno no puede comprar un puto dólar sin que te revisen cual terrorista árabe es verdad... o yo estoy viviendo en un país alterno, no lo sé.
Creo que ahí también está el eje de la cuestión... No está bueno que te tilden de paranoico o directamente de loco insalvable por notar que hay cosas que no concuerdan con las versiones oficiales del cuento. Yo siempre me pregunté si a Moreno el asado le sale lo mismo que a mi, por ejemplo. Y así podría seguir por horas.
Que se yo, voy a jugar a ser creyente -aunque no lo soy- y voy a pensar que algo de lo que se hizo va a servir para que cambien las cosas, aunque sea un poco.

31 oct. 2012

Ella

Y en este sinfin de letras y palabras cómo no iba a mencionarla a Ella?! Y lo pongo con mayúscula porque se lo ganó.
Ella es quién me hizo quién soy. Si bien reconozco que el Yo está formado por lo acontecido en mis recientes 25 años es imposible negar que en este lapso de tiempo hubo cosas de mayor y menor importancia. Ella, claramente, está entre las cosas de mayor importancia.
Aprendí a amar gracias a Ella.
Aprendí a dejar lo malo atrás y a confiar en que las cosas no siempre van a ser iguales.
Aprendí a compartir
Aprendí a abrirme y entregar hasta la última gota de mi
Me ablandé y transformé conforme el paso de los días y los meses para ser alguien cada vez mejor.
El resultado es inexplicable. Solo Ella y yo sabemos lo que trae consigo esto que hemos aprendido. Las caminatas de día, de tarde y de noche, las fechas importantes, las noches de cama compartida (aunque me destapes y me empujes). Sentir que puedo planificar un futuro al lado de alguien es algo que le debo a Ella porque yo nunca hubiera imaginado que eso iba a llegar a mi, pero como dije, aprendí a confiar y lentamente fuí -o fuímos- haciendo la idea de que eso realmente podía suceder y no tengo dudas que lo que hoy es un deseo en secreto y en voz alta va a ser una realidad. Planificar otro año nuevo juntos es algo que también aprendí a hacer con Ella y así podría continuar por horas.
Marlene, gracias.
Gracias por convertirme en algo que nunca imaginé que podía ser. Gracias por ayudarme a abrir puertas que jamás pensé que iba a poder abrir. Gracias por estar cuando más te necesité... eso! gracias por darme esa sensación de cobijo tan necesaria para superar bajones y momentos de soledad espiritual. Gracias por darme un presente soñado en el cual todos los caminos se están juntando en uno solo que es maravilloso y plagado de sorpresas agradables y aprendizaje del mas hermoso. Gracias por hacer historia en mi vida.
En fín, gracias Mar.
Tenemos por delante un futuro que estamos construyendo de a poco pero como pareja. Pareja... nunca imaginé que iba a estar diciendo todo esto y eso es algo que te agradezco también.
A modo de epifanía quedan esas palabras que dije ni bien te conocí, cual clarividente: "pase lo que pase de vos no me voy a olvidar nunca más"






Ratifico lo dicho,
sos única,
sos hermosa,
sos mía,
soy tuyo.


Mar-

One

Otra revelación; otro golpe directo al espiritu. Otro año que pasa; otro año que empieza.
Atrás quedan los días de incertidumbre, de sufrimiento, de no dormir pensando: "si hubiera corrido...", "si no hubiera mirado..." entre otros tantos pensamientos para evadir una realidad que acechaba y golpeaba cuando la guardia estaba por el suelo.
También quedan atrás días muy dulces: queda atrás mi primer escapada con mi amada, los días y las noches que le siguieron y los que estaban un poquito atrás. Queda atrás la primera vez que empezaba un año acompañado de la persona que amo, que a su vez acompañaba a las personitas que constituyen mi mundo. Queda atrás un año más sin mi gran amigo y quedan atrás los días en los que me quebraba por ausencias de índole espiritual.
Por otro lado está lo que es y lo que viene que es tan maravilloso como lo que se fué: quedan muchisimos planes con mi amada, planes con mis hermanos y con mis viejos. Quedan días para disfrutar lo hermoso de vivir y sentir. Quedan días para decir "te quiero" sin tapujos, con la única intención de hacer felíz a quién me haga felíz y a quien no me haga felíz también, porqué no. Días para tocar la guitarra y sacar fotos! Anotá eso!! Días para aprender y enseñar y dias para volver a planificar.
En lo que respecta al hoy, me encuentro intentando ser mas presentista que futurista y es en el marco de ese camino que me voy a limitar a decir que quedaron muchas cosas atrás y quedan muchas cosas por venir. Lo mas importante para que ellas vengan a mi es ocuparme de lo que soy y lo que hay. Si eso está claro, simplemente me voy a preparar para abrir los brazos.






Las cosas están


Mar-

Hay un amor para cada quien

El título es absolutamente sincero. Llegó a mi después de ver una serie de fotos en las cuales pude ver el alma del asunto.
Esto es bastante simple; amor hay para todos. El lindo, el feo, el blanco, el negro, el alto y el bajo. Todos ellos convergen en una misma cosa y esa cosa es el alma madre de la cuestión.
Lo más hermoso del asunto es el calibre de frases que uno puede leer al adentrarse minimamente; todas ellas están cargadas de un tinte casi extinto en un mundo en el cual la imagen lo es todo y deja a entrever que no todo está perdido. Todavía hay quienes darían la vida defendiendo ese ideal madre






Cuando los ojos no pueden,
el que puede es el corazón.


Mar-

27 ago. 2012

Sabés qué aprendí hoy? Aprendí que hay un presente y que como tal hay que vivirlo ya que el pasado no se puede volver a vivir, aunque a veces ciertas situaciones sean similares a las antes vivídas y el futuro está en el próximo segundo por lo tanto hay que esperarlo con un presente agradable.






Hola, Futuro
Mar

Récords

Siempre demostré cierta reticencia a publicar sobre ésta nueva etapa de mi vida. Nunca me puse a pensar si se debía a algún tipo de miedo que desconocía, si era porque no quería quemar el asunto o evitar la envidia de los ajenos. Lo cierto es que no lo hice y punto.
En este último tiempo se sucedieron momentos que me llevaron a cuestionar esa idea inicial de jugar al silencio y es por esa lucha interna que estoy acá. 

Llegué a sentir que todo estaba perdido, que nunca iba a tener suficiente suerte o que no iba a hacer las cosas como se debían para tener lo que yo deseaba. Cuestioné también mis modos; sé y siempre supe que no soy del tipo amigable o llevable, cosa que siempre me trajo problemas. Intenté, incluso, y como manotazo de ahogado ir en contra de esa naturaleza propia y mejorar lo que tuviera que mejorar para superar las problematicas que iban asomando con el correr del tiempo. Por suerte pude.
No pasaron muchos días desde mi nueva marca, aunque yo siento que pasó una eternidad. Ese año y meses que parecía imposible de superar fué superado gracias al esfuerzo en conjunto de los dos. Ahora puedo mirarla a los ojos y decirle miles de cosas; porque un gran porcentaje de esto se lo debo a ella, claro está. Su naturaleza benevolente, dulce e inocente fueron todo lo que necesité para empujar y derribar las barreras que impedían disfrutar. Y puedo asegurar que ahora disfruto. Disfruto de salidas, de paseos a destinos nunca pactados, disfruto de la sorpresa de compartir un nuevo día junto a ella, disfruto de cada uno de los arrumacos que nos regalamos... hasta disfruto las peleas -mirá lo que te digo!-.
Es algo que me debía, que se debía y que nos debíamos.
En este tiempo supimos compartir todo juntos: desde una noche durmiendo juntos hasta unas vacaciones siendo "ella y yo". Casi como si fuera una relación de añares nos fuimos haciendo el uno parte del otro hasta convertirnos en uno solo. Hoy no hablo ni de ella ni de "yo", hablo de "nosotros".
Y es que como conjunto logramos superar nuestros dramas y nuestros miedos, supimos estar ahí con la palabra justa y con el abrazo justo para hacer sentir al otro que no todo estaba perdido -por muy cliché que suene, es así- en fín, levantamos cabeza siempre los dos.
Asique acá me encuentro, disfrutando de haber roto mi marca personal y anhelando que esto que se llama "Nosotros" no vea nunca el final. Queda en el debe una vida juntos, eso es lo que decimos. Lo que nunca notamos es que hace un récord entero que tenemos esa vida juntos.






Hay quienes desconfían,
Hay quienes no creen,
Hay quienes no quieren.
Yo elegí confiar,
Yo elegí creer,
Yo elegi querer.
Hoy me dedico a disfrutar,
De su compañía,
Y de su amor.


Mar.

16 jul. 2012

Hey!

Me verás volver...