31 oct. 2012

One

Otra revelación; otro golpe directo al espiritu. Otro año que pasa; otro año que empieza.
Atrás quedan los días de incertidumbre, de sufrimiento, de no dormir pensando: "si hubiera corrido...", "si no hubiera mirado..." entre otros tantos pensamientos para evadir una realidad que acechaba y golpeaba cuando la guardia estaba por el suelo.
También quedan atrás días muy dulces: queda atrás mi primer escapada con mi amada, los días y las noches que le siguieron y los que estaban un poquito atrás. Queda atrás la primera vez que empezaba un año acompañado de la persona que amo, que a su vez acompañaba a las personitas que constituyen mi mundo. Queda atrás un año más sin mi gran amigo y quedan atrás los días en los que me quebraba por ausencias de índole espiritual.
Por otro lado está lo que es y lo que viene que es tan maravilloso como lo que se fué: quedan muchisimos planes con mi amada, planes con mis hermanos y con mis viejos. Quedan días para disfrutar lo hermoso de vivir y sentir. Quedan días para decir "te quiero" sin tapujos, con la única intención de hacer felíz a quién me haga felíz y a quien no me haga felíz también, porqué no. Días para tocar la guitarra y sacar fotos! Anotá eso!! Días para aprender y enseñar y dias para volver a planificar.
En lo que respecta al hoy, me encuentro intentando ser mas presentista que futurista y es en el marco de ese camino que me voy a limitar a decir que quedaron muchas cosas atrás y quedan muchas cosas por venir. Lo mas importante para que ellas vengan a mi es ocuparme de lo que soy y lo que hay. Si eso está claro, simplemente me voy a preparar para abrir los brazos.






Las cosas están


Mar-

No hay comentarios: