23 nov. 2009

De virtudes y defectos

"Me sorprende como a veces una gran virtud puede convertirse en un gran defecto.
Como en la lucha por hacer prevalecer las enseñanzas impartidas desde chicos, uno puede verse envuelto en una pelea enorme, en un momento de esos que combinan la bronca y la impotencia junto con el mas visceral odio que genera ver a alguien desobedecer y desperdiciar años y años de sacrificio.
Ayer a la tarde tuve una gran discusión en casa; de mi lado, estaba pelear por la falta de cumplimiento de derechos y obligaciones, aunque también podría decir responsabilidades y por el otro lado ver a alguien que no solo esta perdido en la vida, sino que también tiene gente que fomente su falta de ubicación.
Me dolieron muchas cosas y la mejor manera de hacer saber mi bronca y mi tristeza fue llorando.
Es cierto que a veces me meto demasiado en el rol de padre, quizás más de lo que debería. Pero así es la vida, al menos mi vida, una vida en la cual se me enseñó a hacer carne de problemas y problemáticas que afecten a mis hermanos y a mi familia en general.
Por otro lado, considero que las decisiones que se toman desde arriba no son firmes en lo más mínimo y por eso mismo se ha aletargado tanto el crecimiento no solo intelectual, sino personal (en lo mas profundo).
A su vez, y esto es lo que menos entiendo, lo que estoy planteando algo tan simple como no manchar mi nombre y el nombre del resto de los míos.
Siento enorme vergüenza, mucha bronca, mucha tristeza.
Si "ellos" son alguien, en algún punto, es porque yo me rompí la cabeza una y mil veces para que así lo fueran."


"...pero bueno, asi es la vida. Ahora me imagino que tendré que seguir con mi camino, sin perder el foco ni las ganas de seguir viviendo y haciendo las cosas por derecha, cada vez con mas experiencia, cada vez con mas responsabilidades y siempre entendiendo que a veces tus mejores virtudes, pueden transformarse en tus peores defectos..."

No hay comentarios: