4 ago. 2010

Hace ya un año y piquito que empezábamos. Quién iba a decir en aquél entonces que nuestra historia tendría tantas páginas..?
Suena una linda canción de fondo y estoy con esa melancolía sana que te hace pensar mas de la cuenta. Tenía ganas de sentarme a escribir, porque considero que es como hacer las pases con la vorágine diaria para tener un mínimo respiro y de esa manera contar con tranquilidad las cosas lindas que se suceden a diario y que por, ya mencionados motivos, no se pueden contar.
Creo que en algunos ratos de libre pensamiento me encontré con algunas cositas que también eran lindas de exteriorizar. Si bien mi noviazgo es mi vida, hay otras cosas que también ocupan mi tiempo. Y me dan las mismas satisfacciones que el beso mas dulce de todos.
Quizás estoy leyendo demasiado a mi viejo y por eso me siento influenciado, tan influenciado que siento ser parte de una de sus historias mas lindas. Y lo digo no solo porque creo ser el personaje de esa historia que leí y releí miles de veces, sino que también porque la vida misma me va dando señales de que es así.
Mi papá cumplió 68 años. En un momento del festejo yo me puse en mi tarea de sacar algunas fotos para atesorar en el baulcito de los recuerdos. Fue en ese momento cuando alguien dijo, "el fotógrafo en estas ocasiones siempre queda afuera, a mi también me pasaba".
Eso me hizo reaccionar y entender que yo soy mi viejo. A ver si me explico, mas de una vez dije que las cuestiones de la vida me hicieron asumir un rol parecido al de padre, pero hoy creo ser mi papá. Reconozco que todo esto parece a propósito y sin el menor de los sentidos, pero puedo asegurar que hasta a mi me cuesta entender el mecanismo de la vida para con estas cosas.
Siento como si estuviera siguiendo sus pasos: primero fue el golf, después la música, después el hábito de escribir y hoy me toca hacerlo con la fotografía.
Mas allá de la actividad que nos una lo llamativo y singular es como se van gestando estas cosas. Juro nunca haber buscado esto, aunque me llena inmensamente de felicidad saber que estoy tras los pasos de la persona que mas admiro.
Para amalgamar un poco mi presente, tanto el haber cumplido un año de relación con la persona que mas amo, como saber que estoy en el camino de la persona que mas admiro en mi vida me hacen sentir que estoy yendo bien. Y que tengo que pelear y pelear para seguir en esta vía que seguramente va a seguir trayendo satisfacciones, porque el recorrido recién empieza.






M

No hay comentarios: