24 feb. 2011

Confidente

Es algo recurrente hablar o cambiar pareceres al respecto del sentido que tiene para mí este sitio. Resulta de mucha atención que las respuestas a esa pregunta fueron variando conforme los estados de ánimo y experiencias de vida se iban sucediendo. Hoy, por un motivo que no reconozco, se me presentó de nuevo la pregunta "para que tengo el blog?" y me parece interesante hacer el descargo en este medio.
Siento que el blog es el padre aglutinador de ciclos comprendidos de muchos "entre y hasta". En dichos ciclos experimenté cambios rotundos en lo personal, como también los experimentaron personas de mi cercanía. Esto me acerca algunos pasos a creer y entender que, como padre aglutinador, es casi una obligación que las penas se ahoguen por esta vía.
Recomiendo abiertamente tener un espacio así sea digital o analógico donde uno pueda volcar todo aquello que le genera cierto malestar o alegría. Por experiencia, es muy reconfortante ver cómo se presentaron problemas y cómo uno articuló diversos mecanismos para sortear esos problemas de una manera eficiente.
Así que aliento fervientemente a todo aquél que tenga ganas de decir en privado o abiertamente qué anda sucediendo.






Mar

1 comentario:

Lolita dijo...

Cuando ponés en un papel lo que sentis en un determinado momento, no hay forma de que puedas olvidar esos momentos. Y si uno tiene un papel y un lápiz, no se necesita nada más para comprenderse a uno mismo. MUY bueno, besito(: