29 nov. 2008

Sin titulo 2....

Se podría decir que es una historia. Se podría poner un titulo que explique algo de lo que uno está por leer.
En este caso particular preferiría llamarlo o atribuirle los hechos al paso del tiempo. Al paso de los dias. Y hasta quizás a esa experiencia que el día a día nos deja.
Podría tambien, ponerle un titulo, pero me parece que de nada serviría ponerle un titulo a algo que no se sabe cuando termina, ni cómo termina y que seguramente, va a tener muchos giros y muchos cambios repentinos.

Sólo me interesa hablar de eso que se dió, de eso que se da.

Fueron quizás 20 segundos...
20 segundos de gloria, de excitacion, 20 segundos en los cuales él se sintió un niño nuevamente.
20 segundos en los cuales pudo hacer algo positivo de todo eso que antes lo habia estado matando de a poco. Muy de a poco...
Fue tan positivo que fue capaz de decir algo que pensó jamás diría nuevamente. No con sentimiento, desde el fondo del corazón.
Como debe ser...
Podría hacer alguna conjetura o intentar contar lo que sucedió del otro lado, pero me parece que sería algo parecido a lo que ya conté al respecto de lo que él sintio.

Posiblemente haya sido un ataque..
Posiblemente se hayan dejado llevar por los sentimientos que, en ese momento, tomaron el control por sobre lo que su conciencia indicaba.
Posiblemente fue un descargo, la celebración de haber encontrado un refugio que no tenga falla alguna. O al menos que no tenga goteras muy grandes...

Y aca el motivo del porque no un titulo, porque no un final.
Dentro de todas las posibilidades que se presentaron hay algo que es una certeza.
Esto es solo un principio.
Quizás mañana cada uno siga su camino en la vida. Y esas palabras que se dijeron hayan quedado solo para el recuerdo.
Lindo es saber que cada vez que piensen en eso que dijeron, en eso que sintieron, se escape una sonrisa...

Dejemos que el tiempo hable.
Yo voy a estar acá para contar que fue lo que él dijo.

No hay comentarios: